¿Qué es el abuso sexual?

El abuso sexual se refiere a cualquier acción que presiona u obliga a alguien a hacer algo sexualmente que no quiere hacer. También puede referirse al comportamiento que afecta la habilidad de la persona de controlar su actividad sexual o las circunstancias bajo las cuales ocurre la actividad sexual. Esto incluye el sexo oral, la violación o impedir el acceso a métodos anticonceptivos y condones.

Es importante saber que solo porque la víctima “no dijo no”, eso no significa que haya dicho que “sí”. Cuando alguien no pone resistencia a una insinuación sexual indeseada, eso no significa que haya dado su permiso. Algunas veces poner resistencia física puede poner a la víctima bajo mayor riesgo de ser dañada físicamente o abusada sexualmente.

Algunas personas piensan que si la víctima no ha puesto resistencia, que entonces no cuenta como abuso. Eso no es cierto. Aún así es abuso. Este mito es malsano porque hace más difícil que la víctima denuncie lo sucedido y hace más probable que se culpe a sí mism@. No importa si fue endrogada  o si se sintió presionad@, intimidad@ u obligad@ a actuar de cierta manera, la culpa nunca la tiene la víctima.

Algunos ejemplos de agresión sexual y abuso son:

  • Besos o caricias no deseadas.
  • Actividad sexual brusca o violenta no deseada.
  • Violación o intento de violación.
  • Negarse a usar condones o impedir que alguien acceda a métodos anticonceptivos.
  • Impedir que alguien se proteja contra infecciones de transmisión sexual (STIs, por sus siglas en inglés).
  • Tener contacto sexual con alguien que está muy borrach@, drogad@, inconsciente o que por cualquier otra razón es incapaz de decir “sí” o “no” de manera clara y con conciencia.
  • Amenazar a alguien para hacerles tener sexo que no quieren tener.
  • Presionar repetidamente a alguien para que tenga sexo o que cometa actos sexuales.
  • Usar repetidamente insultos sexuales con alguien.

Ten presente

  • Cada persona tiene el derecho de decidir lo que quieren o no quieren hacer sexualmente. No todas las agresiones sexuales son “ataques” violentos.
  • La mayoría de las víctimas de agresión sexual conocen a la  persona que les ha agredido.
  • Tanto los hombres como las mujeres pueden ser víctimas de abuso sexual.
  • Tanto los hombres como las mujeres pueden ser perpetradores/as  de abuso sexual.
  • El abuso sexual puede ocurrir en las relaciones entre personas del sexo opuesto y del mismo sexo.
  • El abuso sexual puede ocurrir entre dos personas que han tenido sexo entre sí anteriormente, incluso entre personas que están casadas o que son novi@s.
  • ¡La actividad sexual en una relación debe ser algo que se disfruta! Mira nuestros consejos que ayudan a tomar decisiones con respecto al sexo y las relaciones sanas.

Qué hacer

Si has sido agredid@ sexualmente, antes que nada vete a un lugar donde estés lejos de peligro y lejos de la persona que te ha atacado. Probablemente te vas a sentir asustad@, enojad@ y confundid@; pero recuerda que el abuso no ha sido tu culpa en lo absoluto. Tienes opciones. Puedes:

  • Ponerte en contacto con alguien en quien confíes. Muchas personas sienten temor, culpa, enojo, vergüenza y/o shock después de haber sido agredidas sexualmente. Tener una persona que te apoye mientras lidias con estas emociones puede representar una gran diferencia. Te puede servir de ayuda si  hablas con un/a consejer@, con alguien en la línea telefónica de emergencia para ayudar a personas que han sufrido una agresión sexual o con un grupo de apoyo. Aquí tienes más consejos  sobre cómo construir un sistema de apoyo.
  • Reporta lo que sucedió a la policía. Si decides reportar lo que sucedió, tu caso será más fuerte si no cambias o destruyes ninguna evidencia. Esto significa no ducharte, no lavar tu cabello o tu cuerpo, no peinar tu cabello ni cambiarte de ropa (a pesar de que es difícil). Si te pone nervios@ tener que ir a la estación de policía, te puede ayudar si traes un/a amig@. Es posible también que haya en tu área     defensores/as contra la agresión sexual que te puedan ayudar y pueden responder a tus preguntas.
  • Dirígete a la sala de emergencia o a una clínica de salud. Es muy importante que busques cuidado para la salud tan pronto como puedas después de haber sido agredid@. Te van a dar cuidado médico para cualquier lesión y te van a ofrecer medicamento para prevenir un embarazo e infecciones de transmisión sexual.
  • Dirígete a la sala de emergencia de un hospital o a una clínica de salud. Es muy importante que busques tan pronto como puedas cuidado médico cuando has sido agredid@. Te darán tratamiento para cualquier lesión y te ofrecerán medicamentos que ayudan a prevenir un embarazo e infecciones de transmisión sexual.

Recuerda que siempre cuentas con ayuda. Para obtener más información o para que aprendas cuáles son los servicios disponibles en tu área, llama al 866.331.9474 para hablar con un defensor/a. 

caret-downemailfacebookgoogleplusLove is Respect Heart Iconlinkedinmagnifying-glasspdfpinterestreddittumblrtwitter
Haga clic para volver al principio de la página.