¿Qué es el abuso físico?

Abuso físico es cualquier contacto intencional y no deseado contigo o con algo cercano a tu cuerpo. A veces el comportamiento abusivo no causa dolor ni deja un hematoma/moretón, pero aún así no es saludable. Los siguientes son ejemplos de abuso físico:

  • Rasguñarte, darte puñetazos, morderte, estrangularte o patearte.
  • Tirarte algo (como un teléfono, un libro, un zapato o un plato).
  • Halarte el cabello.
  • Empujarte o tirar de ti.
  • Agarrar fuerte de tu ropa.
  • Usar una pistola, un cuchillo, una cuchilla de abrir cajas, un bate, gas lacrimógeno (mace en inglés) o cualquier otra arma.
  • Darte manotadas en el trasero.
  • Obligarte a tener sexo o a realizar un acto sexual.
  • Agarrarte de la cara para obligarte a que le mires.
  • Agarrarte para que no te vayas o para obligarte a que vayas a algún lugar.

Cómo escapar del abuso físico

Comienza por aprender que no estás sol@. Más de 1 entre 10 estudiantes de educación secundaria han experimentado algún tipo de agresión física a manos de su pareja durante un noviazgo. Much@s de est@s adolescentes encontraron que no sabían qué hacer cuando esto sucedió. Si te encontraras en una situación similar:

  • Date cuenta de que este comportamiento es incorrecto.
  • Habla con un/a adult@, amig@ o familiar en quien confíes.
  • Crea un plan de seguridad.
  • Piensa en obtener una orden de restricción/protección.
  • No aceptes ni justifiques el comportamiento abusivo de tu pareja.
  • Recuerda que el abuso físico nunca es tu culpa.

Cómo protegerte del abuso físico

Las relaciones malsanas o abusivas normalmente empeoran. Es importante saber las señales de alerta para que puedas evitar daño más serio. Si estás en una relación malsana o abusiva, piensa en hacerte un plan de seguridad. Llama a un/a defensor/a juvenil para que obtengas más información.

caret-downemailfacebookgoogleplusLove is Respect Heart Iconlinkedinmagnifying-glasspdfpinterestreddittumblrtwitter
Haga clic para volver al principio de la página.