¿Qué es el abuso emocional/verbal?

El abuso emocional incluye comportamientos que no agreden lo físico, como pueden ser las amenazas, los insultos, el monitoreo constante, obligarte a que “reportes”, el texteo excesivo, la humillación, la intimidación, el aislamiento o el acecho.  Muchas formas de comportarse pueden caer dentro lo que se considera abuso emocional o verbal:

  • Decirte apodos y hablar mal de ti.
  • Gritarte.
  • Avergonzarte intencionalmente en público.
  • No permitirte ver a amig@s y familiares, o que hables con ell@s.
  • Decirte qué debes hacer y qué ropa ponerte.
  • Usar las comunidades del internet o los teléfonos celulares para controlarte, intimidarte o humillarte.
  • Echarle la culpa a tus acciones de que las responsables de su comportamiento malsano o abusivo.
  • Acosarte (estarte vigilando constantemente).
  • Amenazarte con que va  a cometer suicidio para obligarte a no terminar la relación.
  • Amenazar con hacerte daño o con lastimar a tu mascota o a las personas a las que quieres.
  • Hacerte sentir culpable o inmadur@ cuando no estás de acuerdo en actividades sexuales.
  • Amenazarte con que va a divulgar tus secretos, por ejemplo tu orientación sexual o estado migratorio.
  • Regar rumores sobre ti.
  • Amenazar con que va a hacer que te quiten a tus hij@s.

¿Es realmente abuso el abuso emocional?

Una relación puede ser malsana o abusiva aún si no existe violencia física. Es cierto que el abuso verbal no causa daño físico, pero sí causa dolor emocional y cicatrices. El abuso emocional también puede llevar a la violencia física si la relación continúa yendo por el mismo camino malsano por el que va.

A veces el abuso verbal es tan severo que comienzas a creerte lo que tu pareja te está diciendo. Comienzas a pensar que eres estúpid@, fe@ o gord@. Empiezas a estar de acuerdo con que nadie más querrá jamás tener una relación contigo. El que constantemente te critiquen y te digan que no eres lo suficientemente buen@ hace que pierdas la confianza en ti mism@ y que decaiga tu autoestima. Como consecuencia puede que comiences a echarte la culpa de que tu pareja tenga un comportamiento abusivo.

Recuerda: el abuso emocional nunca es tu culpa. De hecho, es posible que tu pareja esté simplemente tratando de controlarte o de manipularte para que te quedes en la relación. Habla con alguien en quien confíes (como tus padres, un/a amig@ o un/a maestr@) sobre la situación, y hazte un plan de segurid. También puedes chatear con un/a  defensor/a de jóvenes si necesitas más ayuda cuando estés lidiando con abuso verbal.

caret-downemailfacebookgoogleplusLove is Respect Heart Iconlinkedinmagnifying-glasspdfpinterestreddittumblrtwitter
Haga clic para volver al principio de la página.