Pages

Quiz de las relaciones sanas

Tod@s merecemos estar en una relación segura y sana. ¿Sabes si tu relación es sana? Elige qué tan a menudo tu pareja hace las siguientes cosas para darte cuenta. Asegúrate de escribir tus respuestas. Al final te darás cuenta qué valor darle a tus respuestas.

La persona con la que estoy (con frecuencia, algunasveces o nunca)

1. Me da su apoyo en las cosas que hago y me anima a intentar cosas nuevas. Con frecuencia Algunas veces Nunca
2. Le gusta escucharme cuando estoy pensando en algo. Con frecuencia Algunas veces Nunca
3. Me habla cuando no está content@ por algo en la relación. Con frecuencia Algunas veces Nunca
4. Está dispuest@ a ceder. Con frecuencia Algunas veces Nunca
5. Comprende que tenemos intereses diferentes y podemos pasar tiempo aparte. Con frecuencia Algunas veces Nunca
6. Es groser@ con mis amig@s. Con frecuencia Algunas veces Nunca
7. Me critica o me distrae cuando estoy haciendo algo que no l@ involucra. Con frecuencia Algunas veces Nunca
8. Es extremadamente celos@ o posesiv@. Con frecuencia Algunas veces Nunca
9. Me acusa de flirtear o engañarl@ cuando no es cierto. Con frecuencia Algunas veces Nunca
10. Constantemente me monitorea o hace que me reporte. Con frecuencia Algunas veces Nunca
11. Quiebra o tira cosas cuando peleamos. Con frecuencia Algunas veces Nunca
12. Amenaza con destruir mis cosas. Con frecuencia Algunas veces Nunca
13. Trata de controlar lo que hago, con quién me veo, lo que me pongo, cómo me veo o con quién converso. Con frecuencia Algunas veces Nunca
14. Me hace sentir nervios@ mucho. Con frecuencia Algunas veces Nunca
15. Me culpa de problemas, me menosprecia, me dice apodos o me critica. Con frecuencia Algunas veces Nunca
16. Me hace sentir como que nadie más me podría querer. Con frecuencia Algunas veces Nunca
17. Amenaza con lastimarse a sí mism@, o con hacerme daño a mi, mi mascota o mi familia Con frecuencia Algunas veces Nunca
18. Me agarra, me empuja, me asfixia, me da puñetazos, me cachetea, me sujeta contra el piso, me tira cosas o me hace daño de cualquier otra manera. Con frecuencia Algunas veces Nunca
19. Grita o me humilla frente a otras personas. Con frecuencia Algunas veces Nunca
20. Me presiona, me hace sentir culpable o me fuerza a tener sexo o a avanzar más de lo que quiero. Con frecuencia Algunas veces Nunca

Puntuación

Por cada si, anota los siguientes puntos:

  • Preguntas 1-5: Con frecuencia: -5, Algunas veces: -3, Nunca: 0
  • Preguntas 6-10: Con frecuencia: 5, Algunas veces: 1, Nunca: 0
  • Preguntas 11-15: Con frecuencia: 10, Algunas veces: 5, Nunca: 0
  • Preguntas 16-20: Con frecuencia: 50, Algunas veces: 25, Nunca: 0

Ahora que ya terminaste y tienes la puntuación, el próximo paso es averiguar lo que significa. Simplemente toma el total de puntos y mira cuál categoría aplica a ti.

Puntuación: 0 puntos o menos

¿Tuviste un resultado negativo o un cero? No te preocupes, ¡es algo bueno! Parece que tu relación está en el camino sano. Mantener una relación sana toma trabajo, ¡continúa! Recuerda que mientras tú puedes tener una relación sana, es posible que un/a amig@ tuyo no la tenga. Si conoces a alguien que está en una relación abusiva, averigua cómo l@ puedes ayudar.

Puntuación: 1-5 puntos

Si obtuviste de uno a cinco puntos, puede que estés notando unas cuantas cosas en tu relación que son poco saludables, pero no significa necesariamente que son señales de alerta. Es una buena idea ponerle atención para asegurarse de que no se está desarrollando un patrón no saludable.

Lo mejor que puedes hacer es hablar con tu pareja y hacerle saber lo que te gusta y lo que no te gusta. Anímal@ a hacer lo mismo. Recuerda, la comunicación siempre es importante cuando estás construyendo una relación sana. También es importante mantenerse informad@ para que puedas reconocer los diferentes tipos de abuso.

¿Todavía tienes preguntas? Chatea con un/a defensor/a de jóvenes para más información.

Puntuación: 6-10 puntos

Si obtuviste de seis a diez puntos, parece que estás notando algunas señales de alerta y tu relación puede ser malsana. No ignores estas señales. Algo que comienza pequeño puede hacerse mucho peor con el tiempo. Ninguna relación es perfecta; ¡requiere esfuerzo! Pero en una relación sana tu no encuentras comportamientos abusivos.

Si piensas que tu relación no es tan sana como tú lo mereces, chatea con un/a defensor/a entrenad@ para obtener más información

Puntuación: 11-50 puntos

Si obtuviste de once a cincuenta puntos, definitivamente estás notando las señales de alerta y puedes estar en una relación abusiva. Recuerda, el abuso no es solo físico. Aprende sobre los diferentes tipos de abuso y cómo reconocer las señales de alerta.

Puntuación: más de 50 puntos

Si obtuviste más de 50 puntos, es importante que consideres tomar pasos para garantizar tu seguridad. Un/adefensor/a entrenad@ está disponible para trabajar contigo y crear un plan de seguridad que se ajuste a tu situación y se enfoque en mantenerte segur@ aunque decidas mantenerte en la relación.

No tienes que pasar por esto sol@. Te podemos ayudar. Chatea con un/a defensor/a de jóvenes para aprender sobre tus diferentes opciones. Tod@s merecemos una relación sana.

¿Soy buena pareja? Quiz

¿Eres un/a buen pareja? Responde si o no a las siguientes preguntas para darte cuenta. Asegúrate de escribirtus respuestas. Al final te darás cuenta qué valor darle a tus respuestas.

A mi/ yo…

1. ¿Se me olvida agradecerle a mi pareja cuando hace algo bueno por mi? Si No
2. ¿Me cuesta sacar tiempo para escuchar a mi pareja cuando algo le está molestando? Si No
3. ¿Texteo o llamo repetidamente hasta que reciba una respuesta de mi pareja? Si No
4. ¿Me molesta cuando mi pareja quiere juntarse con sus amig@s o su familia? Si No
5. ¿Desquito mi frustración con mi pareja: le hablo bruscamente o tengo mala disposición? Si No
6. ¿Hago burlas de mi pareja de cosas que es insegur@? Si No
7. ¿Le digo a mi pareja con quién puede pasar tiempo? Si No
8. ¿Espero que mi pareja tenga mi permiso antes de unirse a un club o a una actividad? Si No
9. ¿Manejo por la casa de mi pareja o por su trabajo para asegurarme de que está ahí? Si No
10. ¿Acuso a mi pareja de coquetear o engañarme aún si no estoy segur@ de que eso fue lo que pasó? Si No
11. ¿Critico el cuerpo o la apariencia física de mi pareja? Si No
12. ¿Leo los textos de mi pareja, me conecto a sus cuentas de medios sociales o reviso su correo electrónico sin su permiso? Si No
13. ¿Hago que mi pareja se sienta culpable de cosas de las cuales no tiene ningún control? Si No
14. ¿Algunas veces digo cosas a mi pareja aunque sé que son dolorosas? Si No
15. ¿Hablo de manera altanera o avergüenzo a mi pareja frente a otr@s para decir algo que quiero que quede claro? Si No
16. ¿Intimido a mi pareja cuando estoy molest@: tiro cosas, golpeo muros o manejo de manera peligrosa? Si No
17. ¿Avanzo sexualmente con mi pareja a pesar de que creo que no quiere? Si No
18. ¿Empujo, cacheteo, asfixio o golpeo a mi pareja cuando estoy enojad@ o cuando hace algo malo? Si No

Puntuación – ¿Entonces, eres una buena pareja?

Por cada si, anota los siguientes puntos:

  • Preguntas 1-5: 1 punto
  • Preguntas 6-10: 3 puntos
  • Preguntas 11-14: 5 puntos
  • Preguntas 15-18: 15 puntos

Ahora que has terminado y tienes una puntuación, el próximo paso es darte cuenta de lo que significa.Simplemente toma el total de puntos y mira cuál de estas categorías aplican a ti.

Puntuación: 0 puntos

Si obtuviste cero puntos, parece que eres muy consciente de tus acciones y respetas los sentimientos de tupareja. Estos son los bloques sobre los cuales construir una relación sana. Mantener las cosas por buen caminotoma trabajo, entonces ¡continúa así!

Puntuación: 1-5 puntos

Si tuviste de uno a cinco puntos, puede haber unas cuantas cosas en tu relación que necesitan un poco deatención. Nadie es perfecto, pero es importante ser consciente de tus acciones y evitar herir a tu pareja.Recuerda, ¡la comunicación es la clave para desarrollar una relación sana!

Puntuación: 6-14 puntos

Si recibiste de seis a catorce puntos, es posible que algunas de tus acciones estén lastimando a tu pareja y a turelación. A pesar de que los comportamientos puedan no ser abusivos, estos pueden empeorar con el tiempo sino cambias. Lee sobre los diferentes tipos de abuso para que puedas mantener tu relación segura y saludable.

Puntuación: 15 puntos o más

Si obtuviste quince puntos o más, algunas de tus acciones pueden ser abusivas. Tal vez no te das cuenta, peroestos comportamientos son dañinos. El primer paso para mejorar tu relación es ser consciente de tus accionespoco saludables y admitir que están equivocadas. Es importante tomar responsabilidad por el problema yobtener ayuda para terminar con él. Un patrón no saludable es difícil de cambiar, entonces llama a un/a defensor/a para más información sobre cómo obtener ayuda

Estableciendo límites

Ya sea que estés viendo a alguien ocasionalmente o que llevan tiempo saliendo juntos, establecer los límites es un paso importante en cualquier relación. Es bueno si amb@s comparten el mismo entendimiento. Para tener una relación sana, amb@s deben saber lo que quiere el/la otr@, cuáles son sus metas, sus temores y sus límites. Debes sentirte cómod@ comunicándole honestamente a tu pareja tus necesidades sin temer cómo él/ella pueda reaccionar. Si tu pareja te dice que tus necesidades son estúpidas, se enoja contigo o actúa en contra  de lo que te hace sentir cómod@, entonces es posible que tu pareja no te esté mostrando el respeto que tú mereces.

El conversar sobre tus límites con tu pareja es una excelente manera de asegurarte de que las necesidades de amb@s estén siendo satisfechas y de que te sientas segur@ en tu relación. Mira a continuación algunas cosas que puedes tener en cuenta a la hora de establecer límites en tu relación:

Emocional

  • La palabra “A”: decir “te amo” varía de persona a persona y de momento a momento en  una relación. Si tu pareja te lo dice pero tú todavía no lo sientes, no dejes que eso te haga sentir mal; tal vez es tan simple como que todavía no estás list@. Hazle saber a tu pareja como te hizo sentir cuando lo dijo y exprésale tus propias metas con respecto a la relación.
  • Tiempo aparte: A pesar de que es maravilloso querer pasar mucho tiempo con tu pareja, recuerda que también es importante pasar tiempo aparte. Tanto tú como tu pareja deben tener la libertad de pasar tiempo con amistades (de cualquier sexo) o con familia sin tener que pedir permiso.  También es saludable que pases tiempo a solas haciendo cosas que disfrutas o que te ayudan a relajarte. Debes poder sentirte cómoda de decirle a tu pareja que hay cosas que necesitas hacer sol@ y no sentirte atrapad@ porque tienen que pasar junt@s todo el tiempo.

Físico

  • Tómate tu tiempo: no te apresures si no estás list@. El contacto físico  con tu pareja no tiene que suceder todo de repente si no estás list@. En una relación sana, ambos saben hasta dónde el/la otr@ quiere llegar y se comunican entre sí si sus posiciones cambian al respecto. No hay un libro que establezca las reglas y diga hasta aquí tienes que llegar a esta edad o a este punto determinado en  una relación; de modo que deja que las cosas sucedan a tu propio ritmo.
  • El sexo no es deuda por nada: Tú no le debes nada a tu pareja. Sólo porque tu pareja te lleva a comer fuera, te compra un regalo o te dice “te amo”, no significa que le debes nada a cambio. No es justo que tu pareja te reclame que no l@ quieres porque no “te entregas por completo”. Aún si es algo que han hecho antes, nunca te sientas obligad@ a volverlo a hacer sólo porque tu pareja te está poniendo presión. Recuerda, “NO” significa “NO”.

Digital

  • Las contraseñas son privadas: Aún cuando confíes en tu pareja, no es necesariamente una buena idea compartir las contraseñas de acceso a  tu teléfono y a cuentas de internet. Así como tienes derecho a pasar tiempo sol@, también tienes derecho a tener privacidad digital. Darle a tu pareja acceso a tu cuenta de Facebook o Twitter le permite publicar lo que quiera sin obtener primero tu permiso. Esto también le permitiría ver las personas con quienes te has comunicado, lo cual podría causar celos injustificados, sobre todo si nada está pasando. Para que puedas sentirte segur@, tu contraseña es algo que sólo tú debes saber y así siempre podrás tú mantener el control sobre tu información.
  • Fotos y sextear: así como es importante que establezcas  tus límites físicos, es importante establecer límites digitales con respecto a qué es lo que te sientes cómod@ mandando por un mensaje de texto. Una vez que con una foto o con un texto aprietas “enviar”, has perdido el control sobre quién puede verlo. Si tu pareja te manda una foto inapropiada y demanda que tú hagas lo mismo, debes sentirte cómoda de poder decirle que no te sientes cómod@ compartiendo algo así a través de un mensaje de texto, sin tener el temor  de que se enfade o te amenace.

Los límites están directamente basados al respeto. Tú y tu pareja deben saber qué es pasarse de límites  en todos los aspectos de tu relación, para que amb@s se sientan segur@s. ¿Tienes alguna pregunta sobre cómo establecer límites en tu relación? Llámanos y hablaremos contigo sobre ello.

Resolución de conflictos

En todas las relaciones hay conflicto. Y por “conflicto” nos referimos específicamente a desacuerdos verbales y discusiones. Entre las personas existen desacuerdos, lo que no es algo malo necesariamente. De hecho, es tu derecho tener una opinión diferente a la de tu pareja.

Resolución de conflictos en relaciones sanas

En una relación sana la comunicación es clave. Cuando te comunicas de manera efectiva estás comprendiendo mejor a tu pareja y esto hace la relación más fuerte. Cuando son capaces de resolver conflictos de manera exitosa están desarrollando una relación sana y madura. Aunque el conflicto es algo normal, también puede ser una indicación de que hay ciertas cosas en tu relación que no están funcionando. Si lo que está causando conflicto en tu pareja son cosas como: qué película van a ver, con cuáles amig@s se van a juntar o quién va a lavar los platos; puedes usar estos consejos que pueden ayudarte a resolver esos desacuerdos de una manera saludable:

  • Pon límites. Tod@s merecemos ser tratad@s con respeto, aún durante una discusión. Si tu pareja te maldice, te insulta o te ridiculiza, pídele que pare. Si no lo hace, aléjate y dile que no quieres continuar discutiendo en ese momento.
  • Identifica el problema real. Típicamente, las discusiones tienen lugar cuando las necesidades de uno de los miembros de la pareja no están siendo satisfechas. Intenta llegar al fondo del asunto. Si tu pareja parece muy necesitada, es posible que sólo se esté sintiendo un poco insegur@ y necesita que le des un poco más tu apoyo para animarse. Si estás enfadad@ pues tu pareja no está sacando la basura, tal vez lo que realmente te está molestando es que sientes que estás haciendo todo el trabajo de la casa. Aprende a hablar sobre la raíz del problema para que puedas evitar peleas constantes.
  • Acepta las diferencias. Si tú y tu pareja no pueden solucionar un asunto, algunas veces es mejor dejar el asunto. No pueden estar de acuerdo en todo. Enfóquense en las cosas que son importantes. Si el asunto es muy importante para que tu lo dejes pasar y no puedes aceptar las diferencias, entonces tal vez no sean realmente compatibles.
  • Cede cuando sea posible. Es fácil de decir pero difícil de hacer. Ceder es una parte importante en la resolución de conflictos y de cualquier relación exitosa. Digamos que tu pareja quiere comida china y tu quieres comida india. Cede y compren comida china hoy, pero comida india la próxima vez que coman fuera. Encuentren un término medio en el que l@s dos se sientan satisfechos con los resultados.
  • Considéralo todo. ¿Este asunto es realmente importante? ¿Cambia esto lo que siente el/la un@ por el/la otr@? ¿Estás cediendo en tus creencias o tu moral? Si es así, es fundamental que hagas saber lo importante que es tu posición. Si no, tal vez este es un momento para ceder. También, considera las razones de tu pareja. ¿Por qué te molestan? ¿Cómo se ve este asunto desde su punto de vista? ¿Es inusual que tu pareja se moleste? ¿Tu pareja usualmente cede? ¿Estás siendo desconsiderad@?

¿Todavía discutiendo? Si has intentado estos consejos pero todavía siguen discutiendo,considera terminar con la relación. L@s dos merecen una relación sana sin tantoconflicto.

Resolución de conflictos en relaciones malsanas

Aunque el conflicto es normal, tus discusiones no deberían convertirse en ataques personales y ningun@ de l@s dos debe tratar de bajar la autoestima de el/la otr@. Si nopuedes expresar tus sentimientos sin temor a represalias, puede ser que estésexperimentando abuso. Aprende más sobre abuso verbal y cómo saber distinguir entreel abuso verbal y los desacuerdos normales.Recuerda, un signo de una relación abusiva es una pareja que trata de controlarte omanipularte. ¿Está tu novi@ molest@ porque:

  • Fuiste a la práctica de baloncesto en vez de pasar tiempo con él/ella?
  • Revisó tu celular y no le gustaron los mensajes de texto o las llamadas que recibiste?
  • Estás pasando tiempo con amig@s pero él/ella piensa que l@ estás engañando?
  • No estás list@ para tener sexo?
  • Estás tratando de estudiar pero él/ella quiere conversar? Si están discutiendo sobre estas cosas, te animamos a que tomes la prueba de la relación sana para ver si realmente estás en una relación sana.

El sexo y las relaciones sanas

En una relación sana, ambas personas están listas y se sienten cómodas con la actividad sexual. Tú no deberíastener sexo para mantener a tu novi@. Puede que te sientas cómod@ besándol@ y agarrándose de las manos,pero no quieras avanzar. Eso está bien.

El decidir si quieres tener sexo o no, o cuándo deberías tenerlo es una decisión que deberías tomar cuandopienses que es lo correcto para TI. En una relación sana, tu novi@ respeta tus decisiones, aún cuando no legusten.

Si estás pensando sobre cuándo tener sexo, ten esto presente:

  • Debes sentirte cómod@ con tu decisión.
  • Habla con tu pareja sobre prácticas de sexo seguro, tales como hacerse la prueba para infecciones de transmisión sexual (STI, por sus siglas en inglés) y considerar opciones de anticonceptivos.
  • Sé honesto contigo y con tu pareja. Si no estás list@, está bien y tu pareja debería respetarlo.
  • Si algo te asusta o te hace sentir incómod@, puedes decir no en cualquier momento.
  • Tienes el derecho de hablar abierta y honestamente sobre tus miedos, preocupaciones o sentimientos.
  • Si tu pareja intenta amenazarte o presionarte para que tengan sexo, puede ser una señal de una relación malsana. Tú mereces algo mejor.
  • No importa cuanto tiempo has estado con alguien o cuantas veces hayas hecho algo, tú tienes derecho de decir no en cualquier momento por cualquier razón.
  • Si la persona no quiere tomar no por respuesta y repetidamente te presiona verbal, emocional o físicamente, puede ser una señal de abuso.
  • Tú tienes control sobre tu cuerpo y nadie más tiene derecho de decirte qué hacer con él.

¿Por qué es tan complicado?

Tener sexo puede aumentar la intensidad de las emociones que las personas sienten una por la otra, ya sea queestés en una relación seria o casual. A veces, este aumento es una cosa buena y agradable, pero a veces haceque la situación empeore. Es importante que te sientas list@ y segur@ de tu decisión de tener sexo.Aún si estás en una relación sana y te gustaría tener sexo con tu pareja, algunas creencias o expectativaspueden hacer esta decisión más complicada. Las personas en tu vida y tú pueden tener ideas diferentes sobrecuándo y que tipo de actividad sexual está bien y cuál no lo está.Estas son unas cuantas cosas que pueden suceder:

  • Tu familia no te permite tener novi@, mucho menos tener sexo, y hay un riesgo de que se den cuenta.
  • En tu cultura o en tu religión, se espera que tengas sexo hasta que te cases. Puede que estés de acuerdo, en desacuerdo o que te estés cuestionando esa creencia.
  • Sientes que tus amig@s no van a estar de acuerdo con tu decisión y a ti te importan sus opiniones.

Puede que sientas que estás eligiendo entre lo que tú quieres y lo que los demás quieren, aunque puede ser quecompartas algunas de las mismas creencias. Solo recuerda que tú eres capaz de tomar tus propias decisiones ycrear tu propio grupo de valores.

Aprende a comunicarte

Solo tú sabes lo que hay en tu mente, entonces, a menos de que te expreses, la otra persona queda adivinando.La comunicación es siempre la clave de una relación sana, y la parte física de ella no es diferente. Pude serincómodo ser completamente honest@ cuando se refiere a hablar de sexo, aún con tu novi@. Sin embargo, esimportante superar esto y hacerle saber lo que te gusta, lo que no te gusta o si tú no quieres avanzar más.Anima a tu pareja a tener también una comunicación abierta porque requiere práctica y paciencia.

Aprender a escuchar es igual de importante, y posiblemente un poco más, para que haya una comunicaciónfuerte. Cuando le muestras a la otra persona que lo que dice te importa, hay más posibilidades de que confíe enti y te escuche.. El sexo y la intimidad están fuertemente afectados por cómo se sienten las dos personas,entonces es un gran beneficio crear una atmósfera positiva.

Rompe el molde

Cuando las personas no están seguras de cómo actuar en determinada situación o no están seguras de lo queotr@s piensan que es chévere, tienen la tendencia de intentar ser quien deberían ser y no quien realmente son.Un chico puede ser llevado a pensar que debería tener sexo con muchas chicas y no involucrarse

emocionalmente con ellas. Por otro lado, una chica puede ser llevada a creer que tener sexo con muchos chicoses de promiscuas, y que las chicas deben ser “difíciles de conquistar”. Estereotipos como estos puede hacer quesea más difícil para tod@s ser honest@s sobre lo que realmente quieren y también l@s puede hacer sentircohibid@s.

Una relación será más fuerte y más real cuando las dos personas pueden realmente ser sí mism@s dentro yfuera de la recámara. Cuando cuestionamos estas “reglas”, estamos respetando a nuestra pareja por quien es envez de por “quien debería ser”.

¿Qué es abuso sexual?

El abuso sexual es cualquier tipo de contacto sexual no deseado. Forzar o presionar a alguien a que haga algoque no quiere hacer o algo a lo que no da permiso es agresión sexual. Nadie debe tomar ventaja de tisexualmente cuando estás dormid@, tomad@ o bajo la influencia de drogas. Esta puede ser una forma deabuso muy seria y peligrosa. Aprende más sobre abuso sexual y qué hacer si lo experimentas.

LGBTQ relaciones sanas

Una relación sana es una relación sana independientemente de tu orientación sexual. Si estás preguntándote cómo es tu relación, toma nuestro quiz sobre relaciones y mira cual es tu puntuación.

Las personas agresoras pueden decir que un comportamiento irrespetuoso o violento en una relación LGBTQes normal, pero no lo es. L@s jóvenes lesbianas, gay, bisexuales, transgénero y queer/cuestionado (LGBTQ) tienen relaciones sanas a índices similares y en maneras muy parecidas que las parejas heterosexuales.

Soy LGBTQ. ¿Es sana mi relación?

Todas las relaciones sanas se ven diferentes. Lo que tienen en común es que están basadas en igualdad y respeto. Lo que no tienen en común es cómo están estructuradas y quién está en ellas. De hecho, las relaciones LGBTQ sanas con frecuencia se caracterizan por lo resistentes, creativas y únicas que son. Puede ser un ambiente hostil ahí afuera… ¿Por qué no debería ser tu relación un lugar seguro donde tienes libertad para ser tú mism@? Algunas señales de una relación sana incluyen:

  • Se respetan los pronombres de género o el nombre que has elegido.
  • Se respetan tus límites.
  • Te da espacio para pasar tiempo con amig@s o familia sin pensar que estás engañándol@.
  • No toma tu dinero o te dice lo que debes comprar.
  • Nunca te amenaza con revelar tu identidad a otras personas.
  • Nunca te dice que no eres una lesbiana real, un hombre gay real, una persona trans real o cualquier manera en que te identifiques, porque no tienes sexo de la manera en que él/ella quiere.

Mi relación es malsana o abusiva

Si eres LGBTQ, puede que enfrentes obstáculos únicos al buscar ayuda, especialmente cuando estás comenzando a revelar tu identidad. Debes saber que no estás sol@ y que hay lugares que te pueden ayudar. Llama a un/a defensor/a de jóvenes. Te podemos ayudar ya sea que estés list@ para terminar la relación o no.

Si estás en una relación malsana o abusiva, tienes muchas opciones: piensa cómo construir tu sistema deapoyo, planear tu seguridad y tal vez hasta obtener una orden de restricción para violencia doméstica.

¿Cómo podemos comunicarnos mejor?

Parte de estar en una relación sana es la existencia de una buena comunicación. Usa la guía que abajo presentamos y los consejos te ayudarán a abrir canales de comunicación entre tú y tu pareja. Si estás en una relación malsana o abusiva, ten cuidado cuando tratas de poner en práctica estos consejos. Nadie conoce tu relación mejor que tú. Si alguno de estos consejos pudiera ponerte en peligro, no lo  intentes. Para alcanzar una comunicación más saludable, intenta:

  • Encontrar el tiempo adecuado. Si algo te está molestando y te gustaría tener una conversación seria sobre ello, asegúrate de escoger el momento adecuado para hablar. No interrumpas a tu pareja cuando está mirando un juego, un programa de televisión, o cuando se va dormir o está estresad@ por un examen que va a tener. Dile a tu pareja que te gustaría conversar con él/ella después y busca un momento cuando estén en el mismo lugar y no estén haciendo nada importante. No comiences una conversación seria en lugares públicos a menos que te sientas segur@.
  • Hablen cara a cara. Evita comunicarte sobre cosas o asuntos importantes por escrito. Los mensajes de texto, las cartas y los correos electrónicos pueden ser malinterpretados. Habla en persona para que no haya malentendidos innecesarios.
  • No ataques. Aún cuando tengamos buenas intenciones, algunas veces podemos sonar sever@s por las palabras que escogemos. Usar “tú” puede sonar como que estás atacando, lo que hará que tu pareja se ponga a la defensiva y sea menos receptiv@ a tu mensaje. En vez, intenta usar “yo” o “nosotros”. Por ejemplo, di “siento que no hemos estado tan cercanos últimamente”, en vez de “tú has estado distante de mi”.
  • Sé honest@. Tomen el acuerdo de ser honest@s. Algunas veces la verdad duele, pero es clave en una relación sana. Admite que no siempre eres perfect@ y discúlpate cuando cometas  un error en vez de inventar excusas. Te sentirás mejor y fortalecerá tu relación.
  • Revisa tu lenguaje corporal. Haz contacto visual cuando hablas. Siéntate y dale la cara a tu pareja. Déjale saber a tu pareja que estás escuchando. Muéstrale que realmente te preocupa. No contestes una llamada, un texto o pongas un video mientras están hablando. Escucha y responde.
  • Usa la regla de las 48 horas. Si tu pareja hace algo que te enfada, necesitas decírselo. Pero no tienes que hacerlo en ese mismo momento. Si todavía te sientes herid@ 48 horas después, di algo. Si no, considera olvidarlo. Pero recuerda que tu pareja no puede leer tu mente. Si no hablas cuando te sientes molest@, no hay manera de que él/ella pueda disculparse o cambiar. Una vez que decides mencionar tus sentimientos y tu pareja se disculpa sinceramente, olvida el asunto. No estés recordando incidentes pasados si no son importantes.

Cómo comunicarte si estás enfadad@

  • Detente. Si te enfadas mucho por algo, detente, toma un paso hacia atrás y respira. Date tiempo para calmarte mirando la TV, hablando con un amig@, jugando un videojuego, saliendo a caminar, escuchando música o cualquier cosa que te ayude a relajarte. Alejarse un poco puede ayudar a que la situación no empeore.
  • Piensa. Cuando se te haya pasado la molestia, reflexiona sobre la situación y por qué te molestaste tanto. ¿Se trata de la manera que tu pareja habló o algo que hizo? Analiza cuál fue el problema real y piensa cómo vas a explicar tus sentimientos.
  • Habla. Finalmente, habla con tu pareja, y cuando lo hagas, sigue los consejos anteriormente mencionados.
  • Escucha. Una vez que le has dicho a tu pareja cómo te sientes, recuerda dejar de hablar y escuchar lo que él/ella tiene que decir. L@s dos merecen la oportunidad de expresar cómo se sienten en un ambiente seguro y saludable.

Comunicarse no es siempre algo fácil de hacer. En un principio puede que sientas que algunos de estos consejos son poco naturales o que son difíciles, pero te ayudarán a comunicarte mejor y a construir una relación sana.

Relaciones sanas

La comunicación es una parte clave para desarrollar una relación sana. El primer paso es asegurarse de que amb@s quieren y esperan las mismas cosas. Estar en la misma página es muy importante. Los siguientes consejos pueden ayudarte a crear y mantener una relación sana:

  • No te quedes callad@. En una relación sana, si algo te molesta, lo mejor es hablar sobre eso en vez de mantenerlo adentro.
  • Respeta a tu pareja. Los deseos y sentimientos de tu pareja tienen valor. Hazle saber que estás haciendo un esfuerzo por tomar sus ideas en cuenta. El respeto mutuo es esencial para mantener relaciones sanas.
  • Cede. Los desacuerdos son una parte natural de las relaciones sanas, pero es importante que encuentren una manera de ceder si están en desacuerdo. Intenten resolver conflictos de una manera justa y racional.
  • Da apoyo. Ofrece consuelo y dale ánimo a tu pareja. Además, hazle saber cuando tú necesitas su apoyo. Las relaciones sanas intentan que las dos personas se brinden aliento, no que se rebajen entre sí.
  • Se debe respetar la privacidad de cada un@. El que estés en una relación no significa que tienes que compartir todo y estar constantemente junt@s. Las relaciones sanas necesitan espacio.

Límites sanos

Crear límites es una buena manera de mantener tu relación sana y segura. Al poner límites junt@s, l@s dos pueden tener mejor comprensión del tipo de relación que quieren. Los límites no tienen el propósito hacerte sentir atrapad@. El poner límites no es un signo de secreto o falta de confianza, es una expresión de lo que te hace sentir cómod@ y de lo que te gustaría que pase o no pase dentro de la relación.

Recuerda, los límites sanos no deberían limitar tu capacidad de:

  • Salir con tus amig@s sin tu pareja.
  • Participar en actividades y pasatiempos que te gustan.
  • No tener que compartir las contraseñas de tu correo electrónico, cuentas en los medios sociales o teléfono.
  • Respetar lo que cada a un@ le gusta y necesita.

Ideas para mejorar tu relación

Aún las relaciones sanas necesitan un refuerzo de vez en cuando. Puedes necesitar un refuerzo si te sientes desconectad@ de tu pareja o sientes que la relación se ha estan cado. De ser así, encuentra una actividad divertida y simple que l@s dos disfruten, como ir a caminar, y habla sobre las razones por las que quieres estar en la relación. Luego, intenta seguir usando comportamientos sanos durante el noviazgo.

Si eres solter@ (y especialmente si eres una/un madre/padre solter@), ¡no te preocupes si también necesitas un refuerzo! Ser solter@ sea el mejor y el peor sentimiento, pero recuerda que las relaciones no solamente te incluyen a tu pareja y a ti. Piensa también en los buenos tiempos que has pasado con tus padres, herman@s, hij@s, otr@s familiares, etc.

Intenta salir con la gente a la que quieres y por la que te preocupas más: vean películas, salgan a comer, toma un día libre de tu ocupada vida y ¡simplemente disfruta ser tú! Si te ayuda, también puedes hablar sobre cómote sientes con las relaciones en tu vida. Si solo quieres ser escuchada, comienza por hacérselos saber. Luego pregúntales qué hace que las relaciones sean buenas y qué las hace malas. Si necesitas consejos, siéntete libre de contactarnos. Estamos aquí para ayudarte las 24/7.

Y no lo olvides, una relación que siempre puedes reforzar ¡es la que tienes contigo mism@!

¿Qué no es una relación sana?

Las relaciones que no son sanas están basadas en poder y control, no en igualdad y respeto. En las primeras etapas de una relación abusiva, puede que no le des mucha importancia a los comportamientos malsanos. Sin embargo, ser posesiv@, decir insultos, hacer acusaciones basadas en los celos, gritar, humillar, jalar el cabello, empujar u otro comportamiento negativo y abusivo es, desde la raíz, un esfuerzo de poder y control. Recuerda que el abuso es siempre una elección y que tú mereces ser respetad@. No hay excusas para ningún tipo de abuso.

Si piensas que tu relación es malsana, es importante que ahora pienses en tu seguridad. Considera estos puntos mientras avanzas:

  • Comprende que una persona solo puede cambiar si lo desea. Tú no puedes forzar a tu pareja a alterar su comportamiento si él/ella no cree que ha hecho nada equivocado.
  • Enfócate en tus propias necesidades. ¿Te estás cuidando a ti mism@? Tu bienestar es importante. Pon cuidado a tu nivel de estrés, toma tiempo para estar con amig@s, duerme suficiente. Si te das cuenta de que tu relación te quita toda la energía, considera terminarla.
  • Conéctate con tus sistemas de apoyo. Con frecuencia, l@s agresores/as intentan aislar a sus parejas. Habla con tus amig@s, familiares, maestr@s y otras personas para asegurarte de que estás recibiendo todo el apoyo emocional que necesitas. Recuerda, nuestr@s defensores/as están siempre list@s para conversar contigo si lo que necesitas es alguien que te escuche.
  • Piensa si debes terminar la relación. Recuerda que tú mereces sentirte segur@ y aceptad@ en tu relación.

Aún cuando no puedas cambiar a tu pareja, puedes hacer cambios en tu propia vida para mantenerte segur@. Considera dejar a tu pareja antes de que las cosas empeoren. Ya sea que decidas irte o quedarte, asegúrate de usar nuestros consejos para un plan de seguridad para mantenerte segur@. Recuerda, tienes muchas opciones, incluyendo obtener una orden de restricción por violencia doméstica. Las leyes varían de estado a estado así que llámanos para aprender más.

Si todavía no estás segur@ de si estás en una relación sana, nuestro quiz sobre relaciones saludables puede ayudarte.

¿Es sana?

Las relaciones ocurren dentro de un amplio  espectro: yendo desde sanas, malsanas, a abusivas (y pasando por todos los matices entre esas tres categorías). Puede que sea difícil clasificar qué tipo de  relación es la tuya, especialmente si no has tenido mucha experiencia con el noviazgo o teniendo una relación. Explora esta sección que te permitirá aprender lo básico sobre el noviazgo, sobre qué son las relaciones sanas y  saber cuáles son tus límites.

¿Es mi relación sana?

En una relación sana:

  • Tu pareja te respeta y respeta tu individualidad.
  • Amb@s  son abiert@s y honest@s.
  • Tu pareja te apoya y apoya lo que eliges aún  si no está de acuerdo.
  • La opinión de l@s dos  tiene igual peso y amb@s respetan el espacio personal y los límites del/de la otr@.
  • Tu pareja comprende que necesitas tener tu propio tiempo para estudiar o para pasar tiempo con amig@s y familiares.
  • Puedes expresar lo que sientes sin temer repercusiones negativas.
  • Amb@s se sienten cómod@s y segur@s cuando son abiert@s y honest@s.

Alguien que es buen@ contigo como pareja no es excesivamente celos@ y no te hace sentir culpable cuando pasas tiempo con tu familia y amistades. Una buena pareja también te felicita, te anima a alcanzar las metas que te propones y no resiente tus logros y éxitos.

Mi pareja no me hace daño físicamente

El hecho de que no haya abuso físico en una relación no significa que esta sea sana. Una relación no es sana si tu pareja:

  • Es desconsiderad@, irrespetuos@ o desconfiad@.
  • No comunica sus sentimientos.
  • Trata de controlarte emocional o financieramente poniendo tu dinero en su cuenta de banco.
  • Trata de que no encuentres un  trabajo o hace que te despidan.
  • Te humilla en Facebook o frente a tus amig@s.
  • Amenaza con que le va a revelar a tu familia algo que tú has elegido no decirles.

Entonces, ¿es mi relación malsana?

Tod@s merecemos estar en una relación sana y libre de violencia. Determinar la diferencia entre lo que es sano y lo que es abusivo podría ser difícil. Si piensas que tu relación se está yendo por el camino equivocado, fíjate en cuáles son las señales que alertan de un abuso. Recuerda que existen muchos tipos de abuso; y aunque te parezca que algunos de ellos son normales, no lo son. Aún cuando las relaciones entre adolescentes y entre  jóvenes veinteañeros puede que sean diferentes de las  relaciones de los adultos; aún así  la gente joven también experimenta  tipos de abuso físico, sexual, verbal y emocional similares a los que sufren l@s adult@s. Si hay violencia en tu relación debes tomarlo muy en serio.

Si piensas que puedes estar en una relación abusiva, lo más probable es que te estés sintiendo confundid@ y que te estés preguntando lo que debes hacer. Tal vez te da temor  lo que podría hacer tu pareja  si l@ dejas, o cómo podrían reaccionar tus amig@s y tu familia cuando les digas. Si eres dependiente financiera o físicamente de tu pareja, es posible que te parezca imposible dejarl@. Tal vez pienses que la policía y otr@s personas adult@s no te van a tomar en serio.

Es válido que todas estas razones te hagan sentir nervios@ si estás considerando dejar a tu pareja, pero quedarte en una relación abusiva no es tu única opción. Infórmate más para que aprendas todas las opciones  que tienes disponibles para que te mantengas fuera de peligro.